Calvicie Masculina

La calvicie masculina o alopecia androgénica masculina es responsable de más del 95% de los casos de pérdida de cabello en los hombres.

Hay muchas causas de pérdida de cabello, y entre ellas están las enfermedades localizadas y sistémicas, uso de drogas, el estrés y cirugías entre otros. Entre todos ellos, la alopecia androgénica es la causa más común de pérdida permanente de cabello.

 

 

La alopecia androgénica, como su nombre lo indica, es un trastorno genéticamente determinado y tiene origen multigénica, es decir, son varios los genes implicados en la calvicie. Por lo tanto, el hecho de que los  padres no sean calvos no determina que la persona no vaya a ser calva, porque la calvicie es el resultado de la combinación de los genes de los padres. Se descubrió en 2008, la localización de estos genes y se sabe que se relaciona con el cromosoma X.

 

CALVICIE MASCULINA EN NÚMEROS

95% de los hombres que sufren de pérdida de cabello se debe a la alopecia androgenética

50-80% de los hombres sufren o pueden sufrir de alopecia androgenética

30% de los hombres entre 30 y 40 años sufren de alopecia androgenética

 

 

 

40% de los hombres entre 40 y 50 años sufren de alopecia androgenética

50% de los hombres entre 50 y 60 años sufren de alopecia androgenética

Más de 80% de los hombres con 80+ años sufren de alopecia androgenética

 

 

 

CALVICIE MASCULINA: PROCESO Y TRATAMIENTOS

La predisposición genética determina que existan áreas específicas de la cabeza donde hay folículos  con una mayor sensibilidad a la hormona DHT (dihidrotestosterona). Esta hormona se une a un receptor específico de los andrógenos (hormonas sexuales), que en última instancia va a conducir a la miniaturización del cabello en la zona superior del cuero cabelludo, o sea, lleva a la calvicie.

Los hombres que tienen alopecia androgénica empiezan a notar en la edad adulta (algunos incluso justo después de la adolescencia) que el pelo se vuelve cada vez más fino, tardan más en crecer y caen antes de los demás. Este proceso, conocido como la miniaturización del cabello avanza hasta que las características que definen el cabello como un pelo terminal (más oscuro y más grueso) se pierden, convirtiéndolo en un tipo de pelo fino tipo "vello" o pelusa.

La alopecia androgénica no tiene cura. En las primeras etapas se puede intentar una terapia con fármacos para mantener el cabello existente, o incluso como prevención en personas predispuesta.

Una vez que la calvicie se ha establecido, la única solución posible y definitiva es el trasplante de cabello.

OS NOSSOS PARCEIROS